fbpx

PRINCIPALES TIPOS DE ALGAS COMESTIBLES

Cada vez es más común oír hablar de las algas como las «verduras del mar», aunque realmente crecen en agua tanto dulce como salada.

De las 25.000 especies de algas que se conocen, sólo unas 50 son comestibles y de éstas, las más conocidas son de las que te voy a hablar a continuación.

Podemos clasificar las algas comestibles según su color: rojas, azules y pardas

ALGAS ROJAS

DULSE 

Es la que mayor contenido de hierro tiene, por lo que es muy recomendada en casos de anemia y la segunda más rica en proteínas tras la nori. También es rica en potasio, magnesio, yodo y fósforo. Es de color rojo y muy abundante en el Atlántico Norte. Como curiosidad, se dice que ya la consumían los guerreros celtas y los vikingos en sus travesías marítimas. Combina bien con cualquier alimento, especialmente con cereales cocinados y en ensaladas.

AGAR AGAR

En realidad no es un alga en si, sino una sustancia obtenida de varios tipos de algas rojas. Es muy rica en fibra soluble y se utiliza sobre todo como gelatina vegetal o espesante. Tiene un sabor neutro. Muy nutritiva, con un alto contenido de sodio y calcio y un gran poder saciante, por lo que es recomendada en dietas para perder peso. Aunque principalmente se utiliza para espesar salsas, sopas y postres (normalmente para ello la encontramos en polvo), también es el alga casi transparente que se utiliza para la típica «ensalada china». Para utilizarla así, basta con ponerla en remojo 20 minutos y listo.

CARRAGAHEEN

Conocida como «el musgo de Irlanda», es un alga de color rojo muy extendida por las costas atlánticas tanto europeas como norteamericanas. Se utiliza en la industria alimentaria como espesante, estabilizante y gelificante. Es muy común encontrarla como ingrediente en helados y mermeladas y también en algunos productos cosméticos y farmacéuticos.

ALGAS AZULES Y VERDES

ESPIRULINA

Quizá la más conocida dentro de este grupo. Es una microalga unicelular de color azul verdoso, con un altísimo valor proteico (65-70% de proteína vegetal completa, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales). También es muy rica en vitamina B12, provitamina A y vitamina E. Tiene una concentración de betacarotenos 10 veces mayor que las zanahorias y muchísima clorofila (de ahí su color verdoso). Por todo ello es uno de los denominados «super alimentos» y suele consumirse como suplemento en comprimidos, o en polvo, para añadir a batidos y zumos.

CHLORELLA

Otra microalga unicelular conocida por su gran poder desintoxicante. Se utiliza entre otras cosas en tratamientos posteriores a la retirada de empastes de amalgama, para eliminar los metales pesados acumulados en el organismo. Es el «alimento» con más clorofila que se conoce, de ahí sus propiedades depurativas y antioxidantes. Al igual que la espirulina, suele tomarse como suplemento en comprimidos o añadirse a batidos y zumos en forma de polvo.

ALGAS MARRONES O PARDAS

NORI

Posiblemente una de las más populares, ya que es la empleada para preparar el sushi. Nutricionalmente hablando, es rica en proteínas y provitamina A. Es fácil encontrarla en cualquier supermercado en forma de láminas (sushi) o en forma de copos, con los que podemos aderezar ensaladas, pastas, arroces, sopas etc…

KOMBU

Tiene un color entre verde y pardo, y en los países occidentales suele comercializarse desecada en tiras. Para consumirla hay que ponerla en remojo unos 5-10 minutos y luego cocerla entre 15 y 20 minutos Suele cocinarse con legumbres, haciendo que se digieran mejor y también reblandece y potencia el sabor de los guisos. Es muy remineralizante, aportando sobre todo  yodo y potasio.

WAKAME

Otra de las más populares, ya que es el ingrediente de uno de los principales entrantes en los restaurantes japoneses: la ensalada de wakame y pepino. ¡A mi me encanta! Tiene un sabor y una textura muy agradable y un bonito color verde brillante (a pesar de pertenecer al grupo de las algas pardas). En la cocina da mucho juego, ya que puedes añadirla a ensaladas, sopas, pizzas… Suele comercializarse desecada, por lo que normalmente hay que rehidratarla poniéndola en remojo antes de consumirla. Como casi todas las algas, es rica en proteínas y minerales como calcio, magnesio, yodo y fósforo.

HIZIKI O HIJIKI

Las encontramos en los mares asiáticos y se caracterizan por su intenso y delicioso sabor. En Japón son muy populares por sus propiedades antienvejecimiento y hay que resaltar su elevadísima concentración de calcio (14 veces más calcio que la leche de vaca), y de hierro bioasimilable, además de yodo, vitaminas del grupo B y provitamina A. Combina muy bien con vegetales como remolacha y zanahoria y salteada con tofu o seitán. También es necesario ponerla en remojo antes de cocinarla.

ARAME

Otra de las menos conocidas por estas latitudes, pero con fama de un suave y delicado sabor. Se suele consumir en ensalada o en salteados con verduras, tofu, tempeh…Una vez remojada durante unos minutos, puede consumirse directamente. Rica en manitol, un azúcar natutal que regula los picos de glucosa en sangre, y también posee un alto contenido en calcio, hierro y yodo.

ALARIA

Tampoco muy conocida ni utilizada en nuestra cocina, pero sí en oriente, donde la usan desde la antigüedad para preparar caldos y sopas. Es una macroalga propia del Atlántico septentrional, y que puede llegar a medir 4 ó 5 metros. Se la conoce como el «alga de la juventud» por su gran poder antioxidante y por tener, entre otras, la capacidad de promover la producción natural de colágeno, por lo que su uso empieza a extenderse en forma de complemento alimenticio.

COCHAYUYO

Otra macroalga que en esta ocasión puede llegar a medir hasta 15 metros. Originaria de la costa de Chile y otras zonas sub antárticas y consumida durante siglos por varias comunidades indígenas americanas. Se suele preparar cocida durante 15-20 minutos y una vez bien escurrida, ya está lista. Puedes comerla tal cual (cocida) o usarla para salteados, sopas, guisos etc… Es una buena fuente proteínas ya que contiene todos los aminoácidos esenciales y tiene un alto contenido en minerales, sobre todo magnesio, calcio y hierro.

FUCUS

Originaria del mar del Norte y los océanos Pacífico y Atlántico. Este alga comestible se comercializa sobre todo como suplemento alimenticio y en los últimos tiempos se ha hecho muy popular su uso en dietas de adelgazamiento. Por su alto contenido en mucílagos, tiene propiedades saciantes y ligeramente laxantes y diuréticas. Además, por su alto contenido en yodo, acelera el metabolismo basal, lo que conlleva un aumento del consumo de calorías.

ALGUNAS PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA

Si has llegado hasta aquí, probablemente estrás pensando que las algas son una «maravilla de la naturaleza», y verdaderamente lo son, pero ojo, no todo el mundo puede consumirlas y TODOS debemos hacerlo en su justa medida.

Una de las cosas que tienen en común todas las algas es su alto contenido en yodo. El yodo es fundamental para que la glándula tiroides produzca las hormonas tiroideas, pero un exceso de este mineral puede crear un desequilibrio en esa producción, provocando un exceso de hormonas tiroideas (hipertiroidismo) o paradójicamente, un defecto de esa producción (hipotiroidismo).

El consumo diario recomendado de yodo en una persona adulta es de 150 microgramos (0.15 miligramos). Se considera que un consumo superior a 1.100 microgramos al día, podría ocasionar una disfunción tiroidea.

Hay que tener en cuenta que la cantidad de yodo varía considerablemente de una variedad de alga a otra. Por ejemplo, el alga wakame aporta una gran cantidad de yodo, hasta 4.000 microgramos por ración, y en cambio la nori (utilizada para la preparación del sushi), nos aporta 290 microgramos por ración, que aunque es significativamente menos que la wakame, si se consume habitualmente, podría resultar igualmente excesivo.

Por supuesto, personas que padezcan hipertiroidismo o hipotiroidismo con tratamiento de hormonas tiroideas NO deben consumir algas de manera habitual y por supuesto no tomar ningún suplemento a base de algas (fucus, espirulina etc…) y los demás, hacerlo de una manera moderada, dentro de una alimentación equilibrada y variada.

¡Pues nada más! Espero que te haya resultado interesante esta entrada. Si es así o crees que puede ser interesante para alguien, te invito a que la compartas. Es un pequeño gesto para ti y una gran ayuda para mi trabajo.

¿Te gustan las algas? ¿Conocías todas las variedades de las que hablo en el post? ¿Cuál es tu favorita…? Cuéntamelo en los comentarios.

¡Un abrazo fuerte!

Share via
Copy link
Powered by Social Snap